El secreto del pompoir para sublimar el sexo

El secreto del pompoir para sublimar el sexo

Chicas, atentas hoy. Os traigo un post de libreta y tomar notas.

Hace unas semanas os hablaba de los ejercicios de Kegel, que podíamos practicar con unas bolas chinas. Si seguisteis mi consejo, seguro que ya habéis empezado a notar los beneficios de estos increíbles ejercicios intrauterinos que te ayudan a fortalecer tu suelo pélvico. Yo he practicado este tipo de ejercicios durante los últimos años y no dejo de recomendarlos a todas mis amigas.

El otro día estaba buscando nuevos movimientos o rutinas para seguir desarrollando la zona cuando recordé esta técnica un tanto secreta y oculta: el pompoir. Esta rutina se centra más en el área de los músculos pubococcígeos donde también promete unas ventajas fantásticas.

[quote]Llamada también abrazo firme, agarre de terciopelo o el beso de Singapur, os podéis hacer una idea de con qué estamos tratando ¿verdad?[/quote]

La técnica del pompoir consiste en varios movimientos vaginales que ayudan a fortalecer toda la zona, pero además, también se puede utilizar como potente técnica sexual. Eso sí, requiere de cierto entrenamiento previo y un gran control de todos los músculos del suelo pélvico. Se necesitan entre 6 y 9 meses de reiterados ejercicios para dominarla, con paciencia y entrenamiento diario.

Chica Devadasi (acuarela 1914)
Chica Devadasi (acuarela 1914)
El origen del pompoir se remonta a la tradición hindú de las Devadasis. Las Devadasis eran las menores de baja casta que se dedicaban a la prostitución, práctica que se justificaba por los designios de una divinidad. Si lees su historia, puedes ver que incluía elementos de los entrenamientos que también seguían las cortesanas griegas. Además, el pompoir aparece en muchas otras culturas. Por ejemplo, se conoce en el Taoísmo como “abrazo firme”, en la cultura árabe como “kabazzah” (o agarre de terciopelo) y en el sudeste asiático como “el beso de Singapur”.

Con algunos de esos nombres tan descriptivos, seguro que os hacéis una idea de lo que se trata. Una serie de movimientos vaginales que te ayudan a conseguir un orgasmo uterino muy estimulante para el pene de la pareja. Para realizarlo, es mejor que te coloques encima y no es necesario que os mováis. Todas las acciones se realizan a nivel muscular.

Cuando seas totalmente consciente de tus músculos vaginales, podrás realizar movimientos como contraer y distender para apretar o expulsar el pene, aferrarlo con fuerza, acariciarlo, torcerlo, expulsarlo y hasta “ordeñarlo”.

Como con cualquier otra rutina, el pompoir requiere constancia y mucha práctica. No obstante, merece la pena. Pronto empezarás a notar todos sus beneficios: dar más placer durante el coito, aumenta las posibilidades de tener orgasmos vaginales, potencia nuestras sensaciones y nos prepara para futuros partos o nos ayuda a recuperarnos de los pasados.

El pompoir tiene 6 niveles o habilidades según su dificultad y debes entrenar hasta dominarlos todos. Es como un juego.

  1. Tira: es un movimiento que tira para ayudar a introducir el pene en tu vagina.
  2. Empuja: al contrario, sirve para expulsarlo.
  3. Agarra: agarre firme para que el pene no pueda salir sin ayuda (con cuidado, no seáis malas).
  4. Masajea: se masajea el pene con movimientos musculares.
  5. Ordeña: combinación explosiva entre lock y massage para que el hombre eyacule.
  6. Vórtice: movimiento de diferentes músculos a la vez en direcciones distintas.

Como te puedes imaginar, requiere un control asombroso de tus músculos vaginales. Yo ya estoy haciendo mis deberes y entrenando cuando puedo y ya domino los dos primeros puntos.

Recuerda que si no tienes una pareja o un pene a mano cuando quieras practicar, siempre puedes recurrir a un dildo o vibrador. Es una manera perfecta de entrenar tranquilamente y sin depender de nadie, a tu ritmo y sin prisa. Es justo como lo hago yo. En solo unas semanas ya puedo ver porqué estos ejercicios han llegado hasta nuestros días.

Dildos y vibradores en Erótico Placer ❤ ver todos

Si lo probáis, notaréis una gran sensación de fuerza física, control y un aumento de las percepciones en toda la zona. Imaginad solo cómo mejorarán vuestras relaciones sexuales y el placer que podéis recibir y provocar a vuestra pareja.

Chicas, de verdad, intentadlo y me contáis.

Deja un comentario